¿Conseguiremos la nueva revolución textil?

La tragedia de Bangladesh continúa dejando marca en la historia y con un amargo especial en la industria textil.
Fashion Revolution es un movimiento global sin fines de lucro con equipos en más de 100 países de todo el mundo. Realizan campañas para la reforma de la industria de la moda para la búsqueda de mayor transparencia en la cadena de suministro. 

Alejandra de Cabanyes, Co-coordinadora nacional Fashion Revolution España nos cuenta el estado actual de la industria textil.

¿Cómo surgió el movimiento #whomademyclothes y qué fue lo que descubrieron?

Más de mil personas murieron en la fábrica; en ese momento surgió la campaña. 
La necesidad de una mayor transparencia en la cadena de suministro y de que se terminen los abusos fueron los hitos de la campaña «Who made my clothes». La semana del 24 de abril celebramos la Fashion Revolution Week, en la que pedimos por estos cambios.

¿En qué países se encuentran más dificultades para producir de manera sostenible?

Los países en los que existen menos regulaciones.
Vivimos en un sistema en el que prima el rendimiento económico y las empresas tienden a ir al límite del marco legal de cada país. 
Tanto en cuanto regulen los entes estatales, tanto actúan las empresas. 
En Centro América, Sud América y Asia hay mucho abuso. Al final, siempre es un tema de regulación, si está o no regulada por ejemplo el uso del agua, entre otras cuestiones.

¿Cuáles son los materiales más comúnmente utilizados para fabricar ropa?

El 70% de los materiales son sintéticos (poliéster, nylon) 30% algodón y en un 10% materiales como la seda o el lino.
Cabe aclarar que no existe ningún material no ecológico que sea imposible de reemplazar por uno ecológico.

¿De qué forma dañan el medio ambiente? 

El tejido sintético es plástico. Durante el proceso de fabricación, éste necesita aditivos químicos que también son tóxicos para nuestra piel.
Además, no son biodegradables porque generan las microfibras en los océanos y en los vertederos.

Lee también Beneficios de vestir vintage

¿Cuál es el costo de producir de manera sostenible?

Por un lado el acceso a materiales, hay pocas opciones de tejido sostenible, y también los procesos se encarecen un poquito más, lo cual dificulta a la hora de vender. 
Por otro lado también hay poco acceso o visibilidad de cara al consumidor. Hay mucha oferta de producción sostenible, pero hay más de la convencional.
De todas formas el problema de la industria textil es multifocal.
Al sobreproducir, por mucho que se produzca de forma sostenible, no es sostenible porque significa el residuo.