Cómo aplicar las 3R en nuestro hogar

Las 3R de la ecología: Reducir, Reutilizar y Reciclar son vitales para una mentalidad ecológica. La propuesta promueve tres pasos básicos para disminuir la generación de residuos y el consumo energético con el fin de preservar el ambiente. 

Respetar su orden resulta fundamental. ¿Lo primero? Enfocarse en reducir el consumo de lo evitable y de la generación de residuos. Luego, reducir lo inevitable. Y como última alternativa, el reciclaje será la opción. 

En un contexto donde el coronavirus tiene al mundo detenido, con las fábricas e industrias cerradas y la población confinada, puede ser el momento ideal para reflexionar sobre el impacto que tienen en el ambiente los bienes y servicios que son consumidos diariamente.

¿Cómo aplicar en nuestras casas la filosofía de vida que las 3R promueven?

Reducir

Cuando se habla de reducir el foco está puesto en los productos con vida útil corta. Esto significa tratar de reducir o simplificar el consumo de productos que se compran, consumen y son descartados rápidamente. Es también elemental el consumo responsable del agua y energía.

Consejos sencillos para aplicarlo:

  • Utilizar lavarropas y lavavajillas llenos y no a media carga.
  • Limitar el tiempo de ducha a 2 canciones (no vale que sea Bohemian Rapsody).
  • Escoger alimentos naturales y dedicarle tiempo a cocinar. Que la premisa sea “más cáscaras, menos envoltorios”.
  • Llevar una bolsa de tela al realizar las compras.
  • En vez de comprar varias botellas pequeñas de una bebida, comprar una grande.

Reutilizar 

El hábito de reutilizar ayuda a alargar la vida útil de un producto.  Antes de tirarlo y sustituirlo por uno nuevo, buscar la manera de repararlo o, de no ser posible, darle un nuevo uso. Es hora de aprovechar el momento dentro de casa para reparar todo lo postergado por falta de tiempo, de ser creativos y animarse a innovar para encontrar nuevos usos a los que serían descartados. 

Algunos ejemplos: 

  • Regar las plantas con el agua utilizada para lavar frutas y verduras, o que sobra después de beber.
  • Utilizar frascos de vidrio para conservar alimentos comprados a granel, organizador de cubiertos, vasos o hacer terrarios.
  • Compostar los residuos orgánicos para obtener tierra fértil para las plantas o huerta.

Reciclar 

El reciclaje es la última instancia, cuando las dos previas ya fueron puestas en práctica, donde los objetos perdieron su funcionalidad pero se podrían obtener nuevos productos a partir de ellos. 

El reciclaje funciona en cadena, por lo que lo esencial es separar los residuos generados y disponerlos de la forma correcta. Luego, entidades locales y nacionales trabajan en conjunto a través de plantas de transferencia, clasificación y valoración de los residuos para optimizar el consumo de energía y preservar los recursos.

En definitiva, Reducir, Reutilizar y Reciclar son tres acciones sencillas, tan fáciles como necesarias. Forman parte de la vida cotidiana y solo demandan pequeños cambios de hábitos. Su práctica se puede llevar a cabo desde el hogar de cada uno y hacerlo de forma generalizada lograría el cambio de mentalidad necesaria para preservar y conservar el medio ambiente.

Lourdes Rodriguez Frascaroli