La UE aprueba el gusano de harina como alimento

La Unión Europea aprueba la comercialización de gusanos de harina como alimentos
Imagen de Sippakorn Yamkasikorn

El pasado 3 de Mayo la Unión Europea aprobó la propuesta de comercializar el primer insecto apto para la alimentación. Se trata del gusano de harina. Este insecto procede de las larvas del escarabajo Tenebrio Molitor” y en pocos meses podrá comercializarse en la Unión Europea como alimento.

Esta medida tomada por la Comisión Europea forma parte del ‘Pacto Verde’, una estrategia europea que identifica a los insectos como un alimento rico en propiedades para el ser humano. Lo que se busca es fomentar la alimentación sostenible.

Los beneficios de consumir gusano de harina son tanto para las personas, como para el medioambiente.

La cría de estos insectos, aportará grandes beneficios medioambientales. En primer lugar, porque el gusano de harina se alimenta de residuos biológicos. Además, minimizará el impacto de los residuos en la tierra. Estas especies son resistentes a las sequías y no dependen directamente de la actividad de la tierra. Esto significa que la escasez de un recurso no evitaría su producción. Lo contrario pasa con el ganado tradicional, que depende constantemente de recursos externos para su producción.

El gusano de harina se podría consumir como snack o como preparado para harinas de repostería o pastas. También como saborizante o suplemento deportivo. 

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, avala que tienen un gran aporte proteico y fibra y contienen micronutrientes como hierro, cobre y cinc, y un alto contenido en ácidos grasos, equivalentes a los del pescado.

Solo el 10% de las personas dicen estar dispuestas a reemplazar a la carne por insectos para alimentarse.

En Europa la venta de insectos tiene un nicho de mercado casi inexistente. Y en España, hay un vacío legal. Aún no hay fecha estimada para la venta del gusano de harina.

Los gusanos como superalimento serían la clave para acabar con algunos problemas que atraviesa el mundo debido a la producción excesiva de alimentos de proteína animal, según informa la BBC.

En el mundo se consumen alrededor de 1.900 especies, entre ellas: escarabajos, orugas o avispas. En muchos lugares de Asia o África algunas especies están consideradas como manjares de lujo. La oruga de la mariposa emperador o los huevos de hormiga tejedora, son algunas de ellas. 

Los habitantes de los diferentes países de la Unión Europea no ven con buenos ojos la introducción de insectos en su alimentación. En países como: Tailandia, China o México, esta práctica, gira entorno a la cultura del país.

Anaís Batanero